Ciudad y transformación social: turistificación

La actividad turística ha vivido un fuerte crecimiento en la última década en todo el mundo. Tras el parón provocado por la pandemia, parece que está recuperando el impulso y el rumbo de antes. El impacto de la turistificación en las ciudades tiene características diferenciadas. En Donostia se puede observar que el incremento de la actividad turística genera efectos que condicionan la vida de las y los donostiarras.

El peso de la actividad turística en la economía de la ciudad, su influencia en la decisión de las políticas públicas, el desequilibrio que genera en el mercado de la vivienda, su presión sobre el entorno natural, las condiciones de trabajo que ofrece y muchas otras consecuencias, más allá de los grupos de turistas que llenan las calles, dejan claro que se trata de un fenómeno que atraviesa el modo de vida de la gente.

El discurso que valora positivamente el crecimiento del turismo sería indiscutible si fuera por algunas instituciones y medios de comunicación; pero el debate está abierto en la sociedad y entre los movimientos que denuncian las consecuencias de esta situación.

Este es el debate que abordaremos en la sesión que realizaremos el próximo 24 de noviembre. Os invitamos a participar en ella a miembros de grupos, asociaciones y agentes sociales, investigadores universitarios y a toda persona interesada en el tema.

CIUDAD Y TRANSFORMACIÓN SOCIAL: TURISTIFICACIÓN

  • Miércoles 24 de noviembre
  • 18:00-20:00
  • Emaus Social Faktory (Mundaiz 6, Donostia)
  • Inscripción: j.marquez@emaus.com

Emaús y BiziLagunEkin

Ciudad y Transformación social: Vivienda

La situación de la vivienda como un lujo objeto de especulación y no como un derecho es un problema generalizado en las sociedades capitalistas. Donostia no es la excepción. De hecho, en esta ciudad, no solo que no es un problema nuevo, sino que empeora a pasos agigantados. La gentrificación es una realidad en nuestro contexto, mientras cada día crece el número de personas en situación de calle, provocando un aumentando la brecha social. 

En este marco, el proyecto Unibertsitatea Plazan que promueve las reflexiones criticas para transformar los territorios, propone un nuevo encuentro junto con la plataforma Bizilaguekin, desde donde abordar esta problemática. Además, os proponemos reflexionar sobre cuál es el papel de la Universidad ante esta situación: ¿está alineada con los Movimientos Sociales que trabajan por el acceso a una vivienda digna? ¿que aportaría esta alianza a la causa? ¿es posible? y si no lo es ¿cómo debería ser? 

Os invitamos a reflexionar, debatir y construir alternativas territoriales sobre esta urgencia social 

  • Miércoles 10 de noviembre 
  • Emaús Social Faktory. Mundaiz 6, Donostia 
  • 18:00-20:00

BiziLagunEkin y Emaús 

Las asociaciones de Donostia se unen contra el derribo del Bellas Artes

Hace exactamente dos semanas nos reunimos en esta sala con todos los grupos políticos de la oposición para denunciar el inicio clandestino de las obras de derribo en el Palacio Bellas Artes y anunciar la interposición de sendos recursos legales contra la licencia municipal y la ficha urbanística del PEPPUC.

En este tiempo se ha demostrado que lo que insistían en presentarnos como una intervención positiva de rehabilitación es en realidad una intervención destructiva. Según hemos comprobado, conlleva la desaparición completa de la estructura y distribución interior del edificio histórico, así como importantes modificaciones en el diseño original de sus fachadas.

El proyecto de la propiedad consistente en habilitar 3 plantas de garaje subterráneo robotizado, 84 alojamientos turísticos y un nuevo levante de 2 alturas atenta contra la integridad y la autenticidad del cinematógrafo más antiguo de España, anulando su valor patrimonial.

Hemos visto cómo el presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios se ha dirigido al alcalde de San Sebastián, mostrando el desacuerdo de los expertos ante la lamentable e irreversible pérdida de un inmueble con significado cultural universal, que es un superviviente único dentro de su tipología. No dudan en atribuir esta decisión a la “especulación inmobiliaria”.

Recordemos que los últimos años vienen marcados en la ciudad por un malestar creciente, motivado por el goteo incesante de derribos. La alarma social ha desembocado en la aprobación de 2 moratorias consecutivas, acompañadas por una modificación parcial y una revisión general del PEPPUC, que siguen sin resolver este problema. Las pérdidas patrimoniales han afectado a todo tipo de edificios, con especial incidencia en las villas históricas. Entre las desapariciones más significativas cabe mencionar a título de ejemplo:

Villa Kanimar, Villa Txomin, Miracruz 19, Villa Stella Maris, Villa Saga, Villa Zerutxo, Villa Narcisa, campus EUTG, caserío Txanponenea, caserío Erbetegi, fábrica OASA, Villa Torata o Villa Supervielle.

También se han generalizado los derribos interiores o vaciados completos como en:
Plaza del Buen Pastor 5, Elcano 10, Plaza de Guipúzcoa 2 y 11, Fuenterrabía 9, Arrasate 51 o Aldamar 32, arrasando en muchos casos con valiosos portales.

Donostia no sólo es la capital con el precio del m2 de vivienda más caro (tanto en venta como en alquiler), sino que también es la ciudad donde la rentabilidad hotelera es más elevada, encabezando el ránking estatal. La implantación de alojamientos turísticos está siendo masiva: este gobierno municipal ha concedido más de 30 licencias en un tiempo récord, afectando en muchos casos a edificios protegidos. Entre ellos:

Hotel Zenit (Siervas de María), Gorka Room Mate, Arbaso, Villa Favorita, Villa Katalina, Villa Eugenia (Jai Alai), Villa Victoria (C/ San Bartolomé), Catalonia (Convento Compañía de María), ABBA (Palacio Vastameroli), Boutique Bidaia (Ategorrieta), SanSeBay (C/ Mari), Vista Eder (Miraconcha), Arrizul (Urbieta 51) o Zubieta 3. Y en preparación: Corazón de María, María Inmaculada, Villa Nª Sª de Iziar (Paseo de la Fé) y 84 apartamentos turísticos en el Bellas Artes.

El proceso de turistificación incide sobre la movilidad al multiplicar los parkings en espacios centrales de la ciudad: ayer mismo se autorizaron 320 plazas de aparcamiento en Gros, destruyendo el claustro de María Inmaculada. La proliferación de hoteles origina un incremento de precios en el sector inmobiliario, haciendo imposible el acceso a la vivienda. Ha llegado el momento de decir basta a este proceso de mercantilización del espacio urbano, con graves repercusiones en el ámbito social y cultural.

Desgraciadamente el Bellas Artes se ha convertido en el exponente perfecto de esta deriva reciente: una gestión mucho más centrada en satisfacer las apetencias lucrativas de unas pocas empresas, que en el interés colectivo de los donostiarras. La rebaja progresiva en su régimen de protección constituye un ejemplo claro de urbanismo a la carta, que pone en cuestión  el modelo de ciudad. La banalización de este icono urbano, sacrificado una vez más en aras del aprovechamiento turístico, constituye la metáfora de la ciudad que no queremos.  

Porque este edificio es mucho más que un viejo cine en desuso. Constituye un símbolo muy querido por generaciones de donostiarras y tal vez por eso ha logrado canalizar la preocupación latente en un amplio sector de la ciudadanía. Una docena de asociaciones con objetivos e ideologías diversas nos hemos unido para oponernos a su anunciado derribo y reclamar una gestión urbanística mucho más sostenible y atenta a las necesidades reales de las personas. Esta iniciativa cuenta con la adhesión de los siguientes colectivos:

  • ÁNCORA
  • ONDARE
  • ERDIAN BIZI
  • BIZILAGUNEKIN
  • PARTE ZAHARREAN BIZI
  • AMARA BERRI AUZO ELKARTEA
  • AMARA BAI
  • DONOSTIA DEFENDATUZ
  • HARITZALDE
  • BELARTZA 2 GELDITU
  • PARKEA BIZIRIK
  • SATORRALAIA

En definitiva, comprobamos que el gobierno municipal se está quedando solo:

1) La oposición en bloque ha criticado la intervención en el Bellas Artes

2) Los expertos nacionales e internacionales le han recordado al alcalde que ésta no es la solución apropiada para el futuro del edificio.

3) Y ahora las asociaciones ciudadanas también toman partido en contra de este modelo de gobernanza, plegado a los intereses privados.

Queremos anunciaros la convocatoria de una gran manifestación en defensa del edificio, que partirá el próximo sábado día 30 a las 12 del mediodía desde el propio cinematógrafo, concluyendo en el Boulevard, con el lema “BELLAS ARTES, MUCHO MÁS QUE UN CINE HISTÓRICO”. Invitamos a sumarse a todos los que como nosotros estén preocupados por los constantes derribos, por la pérdida de identidad de la ciudad convertida en un decorado de cartón-piedra, por el desplazamiento de sus habitantes hacia áreas periféricas y en definitiva, el rumbo especulativo que ha tomado la gestión municipal en los últimos años.

El gobierno municipal puede dar marcha atrás, ya que cuenta con las herramientas jurídicas para evitar la destrucción de este edificio simbólico. Si el cine más antiguo estuviera situado en Bilbao sin ninguna duda se hubieran destinado recursos públicos suficientes para restaurarlo, manteniéndolo como equipamiento cultural.

Inmunicémonos ante la turistificación

Verano 2021. Tras año y medio de pandemia, Donostia vuelve a acoger turistas extranjeros: pasaporte COVID activado, hoteles abiertos, campañas de promoción urbana, nueva legislación sobre pisos turísticos… la maquinaria turística vuelve a funcionar. Algunos lo han echado de menos y ahora vuelve la «normalidad» del modelo turístico que quieren recuperar con urgencia. Pero ¿de qué modelo de turismo estamos hablando? ¿Qué normalidad recuperamos? En este último año y medio hemos visto cómo el mercado turístico ha entrado en una crisis sin precedentes. Las debilidades de este modelo económico se han puesto de manifiesto y esta experiencia nos invita a repensar si las y los vecinos donostiarras queremos asumir los costes del turismo en nuestras vidas.

Verano 2021. La emergencia de vivienda es un virus que hay que combatir. Venimos de la primavera en la que 16 movimientos y asociaciones de la ciudad han realizado una movilización inédita por el derecho a la vivienda en Donostia. La crisis habitacional en la ciudad es más grave que nunca: alquileres impagables, vecinos expulsados de los barrios, desahucios… Sin embargo, tras la modificación expresa del Plan General de Ordenación Urbana, en San Sebastián se han legalizado en 550 pisos turísticos más. Por otro lado, las 35 licencias hoteleras concedidas en los últimos años están terminando las obras de estos hoteles y se están produciendo nuevas aperturas e inauguraciones. Es verano en la ciudad en la que la vivienda ha dejado de ser un derecho, en la que se ha convertido en un lujo al alcance de cada vez menos gente.

Las debilidades de este modelo económico se han puesto de manifiesto y esta experiencia nos invita a repensar si las y los vecinos donostiarras queremos asumir los costes del turismo en nuestras vidas.

Verano 2021. A nivel mundial, el tráfico aéreo y los cruceros vuelven a contaminar el aire y los océanos. En Donostia, la isla de Santa Clara, una zona de gran valor natural, se ha convertido en el nuevo atractivo turístico de la ciudad con el riesgo de desbordarse de gente. El entorno natural de Antondegi también está amenazado por el deterioro mediante un surf-park sin sentido. Sí, parece que volver a la normalidad era seguir apostando por la explotación y degradación de los espacios naturales en beneficio del mercado turístico en manos de promotores privados.

Verano 2021. La actividad turística se está recuperando contra los efectos de la pandemia: se están recuperando los puestos de trabajo perdidos y en esa actividad encontrarán empleo muchos y muchas trabajadoras de la ciudad y sus alrededores. Sin embargo, ir hacia el monocultivo turístico es un paso en falso para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Si no se apuesta por la diversificación económica y por facilitar la adaptación de trabajadores a otros sectores, volverán a depender de la explotación, la precariedad y el mercado sin estabilidad laboral que supone el turismo.

Cuando nos cuentan los beneficios de la actividad turística, se nos presenta como motor económico y generador de empleo. Si miramos con atención, en cambio, cabe destacar, por un lado, la baja calidad y fragilidad de este empleo y de esta actividad económica. Y, por otro lado, es evidente que la actividad turística exige una enorme inversión pública y un condicionamiento absoluto de las políticas públicas. Crea algunos empleos, da grandes beneficios a unos pocos, pero en los presupuestos públicos está la base de todo eso. Las ciudades se desarrollan en beneficio de los que ganan con el turismo, se crean atractivos culturales, se construyen infraestructuras gigantescas y se pagan con los impuestos de todos.

Inmunicémonos contra la turistificación. No dejemos la salud de la ciudad en manos de un modelo económico que no garantiza unas condiciones de vida dignas para sus habitantes. Cuidemos la vida de la ciudad en cuanto esté en nuestras manos. La pandemia de año y medio lo ha dejado claro: el decrecimiento turístico es tan necesario como inevitable. Organicémonos y luchemos en esa dirección en nuestros barrios y calles.

Las ciudades se desarrollan en beneficio de los que ganan con el turismo, se crean atractivos culturales, se construyen infraestructuras gigantescas y se pagan con los impuestos de todos.

Surfistas participan en un acto del colectivo Antondegi Berdea mostrando su oposición al proyecto de olas artificiales en San Sebastián

Ayer, jueves 15 de julio, el colectivo ANTONDEGI BERDEA – OLATUAK ITSASOAN realizó una jornada informativa y de protesta en la Zurriola con el fin de mostrar su oposición al proyecto de olas artificiales en Antondegi.

La acción de comunicación pública se inició con la instalación de una carpa informativa en las inmediaciones de Sagües, la cual estuvo abierta durante toda la tarde atendiendo a interesados y curiosos que se aproximaron a la misma con la intención de informarse más en profundidad sobre el proyecto, la situación en la que se encuentra, etc.

Varios miembros del colectivo repartieron entre los numerosos viandantes del Paseo de la Zurriola folletos informativos en los que explican de manera resumida los sólidos argumentos que el colectivo esgrime para solicitar al Ayuntamiento de San Sebastián la paralización del proyecto de olas artificiales e invita a firmar la petición de paralización.

Al mismo tiempo, algunos surfistas clavaron con estacas en la arena, en diferentes puntos de la playa, carteles de madera hechos por ellos mismos, en lo que destacaron las razones que les mueven a posicionarse en contra del proyecto de Antondegi. Los carteles mostraban mensajes como, por ejemplo: “Porque degradaría el cinturón verde de Donosti”, “Porque tendría una entrada cara y elitista”, “Porque aumentaría la masificación de surfistas en la Zurriola”, “¡Porque a 4 kilómetros del mar es absurdo!”… Y todos los carteles también portaban una pequeña pegatina con la exclamación: “Surf parkeari ez!”

La acción más vistosa del día la realizaron los surfistas hacia las seis de la tarde, cuando una treintena de ellos entró al agua con sus tablas, remó hasta la rompiente, y desplegó allí una pancarta de 15 metros de largo, la cual resultó bien visible desde el Paseo de la Zurriola, desde donde podía leerse: “Antondegi Berdea – Olatuak Itsasoan – No a las artificiales en San Sebastián”.

Los surfistas realizaron la acción de protesta de buen humor y con el mejor de los talantes, y el portavoz Jabi Iraizoz declaró que “Estamos convencidos de que el proyecto de olas artificiales en Antondegi es un despropósito. Todas las asociaciones ecologistas y conservacionistas de Gipuzkoa están en contra, muchos surfistas no queremos que se haga, y menos aún en nuestro nombre. Vamos a seguir denunciándolo con argumentos, buen tono y una sonrisa, porque estamos convencidos de que nos asiste la razón”.

También añadió: “Tengo la sensación de que cada vez somos más los que no quieren una piscina de olas artificiales en San Sebastián, y también estoy convencido de que incluso los que la quieren no la ven con buenos ojos en Antondegi”. 

www.antondegiberdea.eus

Asociaciones del ámbito medioambiental y surfistas de todas las playas de Gipuzkoa inician una recogida de firmas para paralizar los olas artificiales en San Sebastián

Con la publicación de una web y un video informativo, inician una recogida de firmas cuyo objetivo es interpelar al Ayuntamiento de San Sebastián para que paralice el controvertido proyecto de construcción de una instalación de olas artificiales en Antondegi.

En dicha web, en la que se presentan brevemente las 7 asociaciones que conforman el colectivo ANTONDEGI BERDEA – OLATUAK ITSASOAN, explican detalladamente sus argumentos contra el proyecto –8 de carácter medioambiental y 10 desde el punto de vista del surf– e incluyen un video informativo que explica brevemente la situación y la posición del colectivo.

Convencidos de que sus argumentos deben ser atendidos en esta polémica, invitan a toda la ciudadanía a informarse en la web que han habilitado para tal fin: antondegiberdea.eus

Con la recogida de firmas buscan interpelar directamente a los representantes municipales del Ayuntamiento de San Sebastián, quienes están rehuyendo el debate público, confinándose en su torre de marfil, sin querer dar la cara en los medios de comunicación, ni ofrecer información a la opinión pública.

La fase en la que estamos, la responsabilidad está sobre el tejado del Ayuntamiento. Es el Ayuntamiento el que, para sacar adelante el proyecto, necesitaría recalificar los suelos con el fin de permitir la construcción de una infraestructura de olas artificiales. Por lo que es el Ayuntamiento de San Sebastián el que tiene que dar explicaciones públicas.

El colectivo afirma que varias de las razones que ha expuesto el Ayuntamiento para defender el proyecto son endebles cuando no falsas:

● La piscina de olas artificiales no aliviaría la masificación existente en las playa de la Zurriola, tal y como afirmaba el Ayuntamiento, sino todo lo contrario, la aumentaría.

● Al contrario de lo anunciado por el Ayuntamiento, el proyecto sí va a requerir de recursos públicos, ya que el suelo donde se va a construir es de titularidad pública, y el propio Ayuntamiento mencionó la posible construcción de accesos viarios hasta la instalación.

● El Ayuntamiento defiende que la instalación de olas artificiales tendría un impacto en el entorno menor que la construcción de viviendas, como si no hubiera más opciones. Además, deberíamos recordar que mediante el Plan Territorial Parcial de Donostialdea (PTP) de 2016 se bloqueó la construcción del complejo residencial proyectado para Antondegi, por cuestiones técnicas y de sostenibilidad.

También es necesario destacar que, después, el Ayuntamiento debería organizar un concurso público. Y solo después, se conocería la empresa ganadora. Por eso asistimos con asombro a un debate público en el que el Ayuntamiento está totalmente ausente y una empresa con ánimo de lucro y parte interesada en el proyecto, defiende el mismo en los medios de comunicación como si el proyecto ya fuera suyo.

“Pensamos que en este caso las cosas no se han enfocado bien desde el principio, por la falta de información y por querer imponerlo sin contar con colectivos clave en el proceso en Antondegi, una de nuestras joyas naturales. Este proceso va para largo y no vamos a desistir” ha dicho Jabi Iraizoz, portavoz de los surfistas que apoyan el argumentario.

El colectivo también ha puesto en marcha canales informativos en diferentes redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram. Y adelanta que ofrecerá su primera charla informativa abierta a toda la ciudadanía en la Casa de Cultura de Okendo, el próximo 10 de junio. Presentación a la que seguirán varias similares en todos los pueblos costeros de Gipuzkoa, a través de los clubs de surf locales.

Web: www.antondegiberdea.eus
Recogida de firmas: change.org/antondegiberdea

Las medidas propuestas por el Ayuntamiento para la gestión de la obra artística de la isla no son suficientes para evitar el daño y la turistificación del medio natural

El próximo 5 de junio coincidiendo con el inicio de la temporada de la isla, quedará abierta al público Hondalea, la obra creada en el faro por la prestigiosa arquitecta y artista, Cristina Iglesias. Este hecho constituye un punto de inflexión en el devenir del ecosistema sociocultural de la isla y de la ciudad, transformando definitivamente este espacio referencial en el imaginario de la ciudadanía.

Somos varias las asociaciones y agentes (la plataforma Bizilagunekin, la asociación Haritzalde, el grupo ecologista Eguzki o Parkea Bizirik, entre otros) que desde el principio hemos expuesto nuestras preocupaciones al hilo de este proyecto, mostrado a su vez nuestra voluntad de realizar aportaciones beneficiosas en favor del interés general de toda la sociedad donostiarra. Durante este proceso hemos recalcado más de una vez las consecuencias que la intervención en el faro podría conllevar en relación con el medio ambiente y los valores naturales de la ciudad, el patrimonio, la economía municipal, el proceso ininterrumpido de turistificación, o la privatización de espacios y recursos urbanos.

Hemos trasladado a las instituciones responsables nuestra voluntad de colaborar en el diseño de medidas para reducir los posibles impactos negativos del proyecto y garantizar la preservación de los valores naturales y socioculturales. El Ayuntamiento de San Sebastián y los promotores del proyecto nos han explicado que comparten esta necesidad y junto con los servicios técnicos han creado una hoja de ruta de gestión. En este sentido, aunque se ha limitado a un nivel meramente consultivo, valoramos positivamente que los promotores del proyecto se hayan puesto en contacto con nosotros. Nos gustaría señalar que el contacto mantenido se ha llevado a cabo con actitud cordial y como resultado de un sincero ejercicio de escucha mutua.

Sin embargo, desgraciadamente el resultado de estos contactos no ha sido tan fructífero como se esperaba. Conocidas las intenciones del Ayuntamiento, queremos mostrar nuestra disconformidad con el planteamiento de gestión de la isla que nos ha sido presentado por las siguientes razones:

1. Las condiciones y limitaciones de aforo en el planteamiento parecen, a priori aceptables para la protección de la isla: no se prolongará el horario de la isla; no aumentará la frecuencia del transporte de la isla; el faro, no recibirá más de 250 visitantes diarios… Sin embargo, el documento presentado muestra un margen excesivo para la ambigüedad y la excepcionalidad: el calendario se puede prorrogar en función de las condiciones meteorológicas, se estudiarán de forma particular, posibles permisos para «usos especiales» de la isla y de la obra de arte… Por tanto, se descarta establecer unos criterios de gestión concretos y firmes. Además, contradiciendo lo anteriormente expuesto, ya se ha hecho saber que el faro acogerá visitantes en octubre. 

2. La propuesta no tiene ningún soporte legal. No se ha ejecutado mediante una determinada forma normativa de carácter administrativo. Es decir, no se da ninguna garantía legal de respeto y ejecución de lo recogido por escrito.

3. Prevalece la visión a corto plazo. La propuesta sólo establece criterios de gestión para el año 2021, provocando gran incertidumbre de cara al futuro. Teniendo en cuenta que en 2021 los efectos de la pandemia del COVID-19 son notables, y que, entre otras cosas, la actividad turística puede ser más limitada que otros años, es posible que durante los años venideros, se dé una flexibilización de las condiciones y límites establecidos, cambiando los criterios de gestión y avivando el riesgo de masificación y sobreexplotación, de aquí en adelante.

4. No se da ninguna indicación concreta sobre los usos admitidos para el faro y la isla. Sin embargo, se abren las puertas a la posibilidad de acoger eventos especiales o visitas especiales. Por lo tanto, de cara al futuro, no se cierran las puertas a aceptar actividades privativas, exclusivas y excluyentes, como los eventos de empresas privadas o las visitas VIP.

5. Se mantiene el objetivo de profundizar en la turistificación de la ciudad. Donostia Turismo ha presentado Hondalea como «nueva iniciativa artística que servirá para posicionar a San Sebastián a nivel internacional» en una jornada organizada el 14 de abril de 2021. Además, el faro y la isla ya han sido transformados en productos turísticos, ofreciendo la posibilidad de realizar la vuelta a la bahía en barco, ofreciendo la posibilidad de conocer la isla y Hondalea en la misma visita guiada (las ya anunciadas visitas de octubre tendrán un precio de 30€).

6. El Ayuntamiento ha mostrado su deseo de aprovechar la Isla y Hondalea como hitos en la consolidación de la internacionalización de la marca ciudad en sus declaraciones públicas realizadas hasta la fecha. Por lo tanto, la obra artística se convertirá en un recurso para aumentar el efecto de atracción de la ciudad, aumentando el riesgo de turistificación.

7. La isla es un espacio de gran valor natural tan preciado como frágil, en el que habitan varias especies animales y vegetales significativas. Las intervenciones que se han llevado a cabo en la isla con motivo de Hondalea y los posibles excesos que puedan producirse de cara al futuro, ponen en peligro la zona, ya que, como se ha explicado, los compromisos adquiridos no tienen la suficiente precisión.

Teniendo en cuenta todos los elementos anteriores, los agentes que suscribimos el escrito, queremos manifestar nuestra disconformidad con la estrategia de gestión del faro y la isla. Hacemos saber, por la presente, de que seguiremos trabajando, a través de los medios posibles, a favor de una normativa y un plan de usos específicos que garanticen la protección de la isla, a largo plazo, y eviten su masificación y puesta en peligro. Asimismo, atendiendo al valor paisajístico, ecológico y geológico que se reconoce al espacio (también por los promotores del proyecto), solicitamos a las instituciones que inicien la tramitación para la integración del espacio Santa Clara-Igeldo en la Red Natura 2000.

  • Bizilagunekin plataforma de donostiarras por el decrecimiento turístico
  • Asociación Naturalista Haritzalde
  • Eguzki grupo ecologista
  • Asociación Parkea Bizirik Kukulunbera

Manifestación derecho a la vivienda (22M) – Texto Final

Hoy nos reunimos aquí para reivindicar que las casas son para vivir. Porque estamos hartos de políticas que apoyan hacer negocio con un derecho fundamental de las personas.

En Donostia vivimos una emergencia habitacional. El de la vivienda no es un problema nuevo, pero a medida que pasa el tiempo, en vez de arreglarse está empeorando.

Las garras de la especulación aprietan a las y los donostiarras; pasan por encima de sus derechos día tras día. Uno de los principales problemas sociales de la ciudad, es a la vez uno de los negocios que más dinero mueve.

No es aceptable ni estamos dispuestos a aceptarlo. La implantación de una nueva política de vivienda es urgente y es prioritaria. Las autoridades públicas deben dejar de gobernar a favor de quienes hacen negocio con la especulación y las necesidades básicas de los vecinos y vecinas.

Crece y crece el precio de la vivienda y, en particular, el precio del alquiler. Un piso de 90 metros cuadrados cuesta de media 460.000 €. Y en alquiler, por un piso de 90 metros piden más de 1300 € al mes. ¡De media!

Los fondos buitre han llegado a adueñarse de edificios enteros y expulsar a las vecinas y los vecinos. Azora en Gros y Amara, Blackstone en Benta Berri, Sareb en Egia… se quiere enriquecer contra nuestras vecinas y vecinos, sin escrúpulos. ¡No les dejaremos! Responderemos con solidaridad.

Son muchas las personas en situación de desprotección. Cientos de personas viven en la calle. Desde las instituciones públicas no se hace suficiente para dar la respuesta debida a esta lamentable y vergonzosa situación. ¡No aceptamos el modelo que se jacta del lujo de los ricos y que ignora la miseria!

Toda una generación se ha visto obligada a marcharse de la ciudad. Las y los jóvenes donostiarras son expulsados de los barrios en los que han nacido y vivido. Esto desmantela poco a poco las relaciones, las redes entre vecinos y la identidad de estos barrios.

La turistificación ha convertido en hoteles y en pisos turísticos las viviendas que necesitamos para vivir. Niegan la vinculación entre el modelo turístico y la emergencia habitacional y nos hacen propaganda todos los días, diciendo que aporta riqueza. ¿Pero para quién? El decrecimiento turístico es imprescindible para construir una Donostia equilibrada y habitable.

Estos no son problemas individuales o personales. Son problemas de toda la ciudad, de toda la sociedad. La ciudad está yendo hacia la elitización, la expulsión de la juventud, la acumulación de poder de los especuladores y el desmantelamiento de las comunidades vecinales.

Hoy nos juntamos cientos de personas convocadas por diferentes movimientos sociales y asociaciones vecinales. Que sea el inicio de un periodo de activación popular. Lo que está en juego es un modelo de ciudad que condiciona nuestras vidas y las de nuestro entorno.

No aceptemos especuladores ni discursos a favor de la especulación. Cuidémonos, a nosotros, nosotras a nuestras vecinas, nuestros barrios… Organicémonos para tomar nuestras vidas en nuestras manos y detener a los que quieren vender y comprar la ciudad.

¡LAS CASAS SON PARA VIVIR, NO PARA HACER NEGOCIO! ¡DONOSTIA NO ESTÁ EN VENTA!

Vivienda cooperativa Abaraska – AA.VV. Amara Bai – Plataforma BiziLagunEkin – BLP Red Vecinal de Bidebieta – Oficina de Okupación de Donostialdea – Sindicato de Inquilinas de Donostialdea – Asamblea Egia 22 – AA.VV. Egia Bizirik – AA.VV. de Gros Hondarpe – Plataforma Heriz – Infernua Bizirik – Inquilinos de Azora – IZBE AA.VV. de Intxaurrondo Viejo – Stop Desahucios Donostialdea – AA.VV. Parte Zaharrean Bizi – Saretxe

MANIFESTACIÓN: ¡Donostia por el derecho a la vivienda!

Etxeak bizitzeko, ez negoziorako!

En Donostia tenemos un grave problema con la vivienda. Vivimos una emergencia habitacional. No es un problema nuevo, es una situación difícil y dura que se prolonga durante años. Pero a medida que pasa el tiempo, los y las donostiarras estamos viendo que en vez de dirigirse a una solución está empeorando.

No se respeta el derecho a la vivienda de las personas. Las garras de la especulación pasan por encima de los derechos y la dignidad de las personas día tras día. El que es uno de los principales problemas sociales de la ciudad, es a la vez uno de los negocios que más dinero mueve. Y eso no es lícito, porque las casas son para vivir, no para hacer negocio.

Las y los donostiarras estamos hartos. No es aceptable ni estamos dispuestos a aceptarlo. Deben aplicarse con total prioridad y urgencia otras políticas de vivienda. Y las autoridades públicas que deberían tener responsabilidad para ello deben dejar de gobernar a favor de quienes hacen negocio con la especulación y con las necesidades básicas de las y los vecinos. El precio de la vivienda y, en particular, el del alquiler aumenta, los fondos buitre llegan a adueñarse de edificios enteros y expulsar a los y las vecinas, las personas en extrema necesidad están desprotegidas, toda una generación se ha visto obligada a irse de la ciudad, la turistificación ha convertido en hoteles y pisos turísticos las casas que necesitamos para vivir…

Los mencionados no son problemas individuales ni personales. Son problemas de toda la ciudad, de toda la sociedad. La elitización de la ciudad, la expulsión de la juventud, la acumulación de poder de los especuladores y el desmantelamiento de las comunidades vecinales y de barrio son más que riesgos reales, son procesos en marcha.

Sólo desde la unión y la solidaridad entre las y los donostiarras podremos hacer frente a lo que está ocurriendo. Por ello, queremos hacer un amplio llamamiento a todos los grupos y asociaciones donostiarras, a los movimientos sociales y sindicales, a los partidos políticos, y a las y los vecinos. La situación es grave, genera problemas irreversibles y tenemos que hacer frente a esa minoría que se enriquece con los problemas de la mayoría. Es hora de moverse. Demos un golpe sobre la mesa el 22 de mayo. Salgamos a la calle en defensa de nuestros derechos, de nuestros vecinos y vecinas y de nuestra ciudad.

MANIFESTACIÓN: SÁBADO 22 DE MAYO. 17:30 HORAS. DESDE LA PLAZA CATALUÑA

Vivienda cooperativa Abaraska – AA.VV. Amara Bai – Plataforma BiziLagunEkin – BLP Red Vecinal de Bidebieta – Oficina de Okupación de Donostialdea – Sindicato de Inquilinas de Donostialdea – Asamblea Egia 22 – AA.VV. Egia Bizirik – AA.VV. de Gros Hondarpe – Plataforma Heriz – Infernua Bizirik – Inquilinos de Azora – IZBE AA.VV. de Intxaurrondo Viejo – Stop Desahucios Donostialdea – AA.VV. Parte Zaharrean Bizi – Saretxe

Surfistas de referencia de todas las playas de Gipuzkoa presentan «15 razones de las/los surfistas» para decir NO A LAS OLAS ARTIFICIALES EN SAN SEBASTIÁN

Surfistas guipuzcoanos que se oponen a la construcción de una instalación de olas artificiales en San Sebastián han presentado 15 argumentos para complementar los ya esgrimidos por ANTONDEGI BERDEA — OLATUAK ITSASOAN, colectivo formado por Surfrider Foundation Europe, Eguzki, Fridays for Future, Haritzalde, Parkea Bizirik, Itsas Enara, Bizilagunekin, y que cuenta con el apoyo de Greenpeace, Surf & Nature Alliance, y SEO-Birdlife.

Defienden abiertamente la paralización inmediata del proyecto y anuncian que se van a movilizar con dicho fin, informando de las implicaciones y consecuencias negativas del proyecto tanto al conjunto de la comunidad surfista de Gipuzkoa como a la población guipuzcoana en general, especialmente a la donostiarra.

Los y las firmantes presentan 15 sólidos argumentos en contra de la construcción de una instalación de olas artificiales en Antondegi, y aclaran que no hace falta estar de acuerdo con todas las razones para oponerse al proyecto. Es más, muchos de los y las surfistas aseguran que tres o cuatro de los argumentos expuestos son más que suficientes para adherirse a la protesta.

Desean que esos argumentos sean leídos y atendidos por el alcalde Eneko Goia, todos los representantes municipales de la ciudad y también por las direcciones y los militantes guipuzcoanos de dichos partidos, porque están convencidos de que les asiste la razón y la sensatez, y porque la instalación de olas artificiales en Antondegi tendría numerosas consecuencias negativas para los surfistas, el medio ambiente, así como para el conjunto de la ciudadanía.

Con la publicación del argumentario, los surfistas firmantes y el colectivo ANTONDEGI BERDEA— OLATUAK ITSASOAN inician una campaña informativa a través de diferentes canales y soportes de comunicación.

Se muestran abiertos a realizar cualquier tipo de debate público sobre el proyecto con representantes municipales o la propia empresa interesada en la construcción de olas artificiales en San Sebastián.

También adelantan que, próximamente, iniciarán una recogida de firmas en contra de este proyecto junto a ANTONDEGI BERDEA-OLATUAK ITSASOAK. La recogida de firmas se dirigirá tanto a los surfistas como a toda la ciudadanía, al igual que hicieron el pasado mes de diciembre en San Juan de Luz, donde se consiguió paralizar un proyecto similar.